Ayudas para la recuperación del Cabildo de Arriba en Santander

Ayudas para la recuperación del Cabildo de Arriba en Santander

Captura de pantalla 2014-11-09 a las 21.19.20

El Ayuntamiento bonificará el 75% del impuesto de construcciones y eximirá del pago de la tasa por la licencia de obras para las actuaciones de regeneración urbana del Cabildo

Ayudas para reformas en SantanderEl Ayuntamiento de Santander bonificará con el 75 por ciento el impuesto de construcciones y eximirá del pago de la tasa por la licencia de obras para las actuaciones que se lleven a cabo en el Cabildo de Arriba dentro de los ámbitos de regeneración y renovación urbana.

Así lo ha trasladado el alcalde, Iñigo de la Serna, a los miembros de la Comisión Mixta para la Recuperación del Cabildo de Arriba.

De la Serna ha recordado que estas medidas se suman a la aportación, por parte del Ayuntamiento, de 504.000 euros para afrontar las actuaciones incluidas en el Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) que se ha aprobado para el Cabildo de Arriba.

El ARRU, cuya delimitación fue aprobada por la Junta de Gobierno Local en el mes de octubre,permitirá continuar el proceso de transformación de esta zona con la construcción de 84 nuevas viviendas en sustitución de las existentes en dos manzanas del barrio.

Esta figura urbanística permite a los propietarios de estos inmuebles acogerse a las ayudas previstas en el Plan Estatal de Vivienda para proyectos de regeneración y renovación urbanas, que podrán llegar hasta un máximo de 51.000 euros por cada vivienda renovada, aportados por las tres administraciones implicadas.

En el caso del Ayuntamiento, la aportación será de 6.000 euros por vivienda, y ya se ha comprometido para ello una partida económica de 504.000 euros, que el Consistorio tiene consignada desde hace años para esta intervención.

El área de actuación delimitada por el Ayuntamiento se divide en dos fases, la primera de ellas, para la manzana de la calle Alta 7-17 que afecta a 35 viviendas, la más avanzada, que cuenta ya con un estudio de detalle presentado en el Ayuntamiento y aprobado inicialmente por la Junta de Gobierno Local.

Igualmente, ya se encuentra constituida una comunidad de propietarios que aglutina a la mayoría de los propietarios individuales de viviendas y locales, y han designado un gestor para el desarrollo de la actuación.

La segunda fase, por su parte, corresponde a la manzana limitada por las calles Alta y San Pedro, que engloba 49 viviendas y se abordaría posteriormente.

La actuación, promovida por los propietarios de los inmuebles con el asesoramiento del Ayuntamiento y del Gobierno de Cantabria, supondrá “un paso muy importante” para la transformación de este barrio, y da continuidad a los proyectos de rehabilitación acometidos ya en los últimos años, según ha destacado el alcalde.

Nuevo paso en la transformación del Cabildo

Durante la reunión, se ha puesto de manifiesto la importancia de que la actuación cuente con la adhesión del cien por cien de los propietarios incluidos dentro de la manzana de la calle Alta 7-17, puesto que permitiría agilizar la tramitación y que los plazos se ajusten a lo previsto en el Plan de Vivienda, que finaliza en diciembre de 2016.

En el caso de contar con la adhesión de todos los propietarios, la aprobación definitiva del estudio de detalle, que está prevista para el mes de enero, permitirá tramitar a continuación la licencia de obras del nuevo edificio.

La comunidad de propietarios va a presentar en los próximos días la memoria programa al Gobierno de Cantabria, lo que permitirá celebrar próximamente una comisión bilateral en la que se determinen las ayudas tanto del Gobierno central como del autonómico, a las que se añadirán las ya aprobadas por el Ayuntamiento de Santander.

Los funcionarios han destacado la calidad técnica de la propuesta realizada por la comunidad de propietarios en cuanto al estudio de detalle y a la composición arquitectónica del nuevo edificio.

De la Serna ha remarcado que esta actuación supone un nuevo paso en la regeneración de un barrio que ha sido “objetivo prioritario” del Ayuntamiento en los últimos años y que ha experimentado ya una “importante transformación”.

En este sentido, ha recordado las obras de urbanización acometidas en el entorno y también las ayudas concedidas para la rehabilitación de edificios a través de la declaración del ARI (Área de Rehabilitación Integral), del que se beneficiaron 33 comunidades de propietarios y 299 viviendas que recibieron subvenciones por valor de más de 700.000 euros.